24 Por eso le temen los hombres; El no estima a ninguno que se cree sabio de corazón.