30 El agua se endurece como la piedra, y aprisionada está la superficie del abismo.