15 mi alma, pues, escoge la asfixia, la muerte, en lugar de mis dolores.