9 Porque nosotros somos de ayer y nada sabemos, pues nuestros días sobre la tierra son como una sombra.