Jonás 2:8

8 Los que confían en vanos ídolos su propia misericordia abandonan,