1 Entonces oró Jonás al SEÑOR su Dios desde el vientre del pez,
2 y dijo: En mi angustia clamé al SEÑOR, y El me respondió. Desde el seno del Seol a pedí auxilio, y tú escuchaste mi voz;
3 pues me habías echado a lo profundo, en el corazón de los mares, y la corriente me envolvió; todas tus encrespadas olas y tus ondas pasaron sobre mí.
4 Entonces dije: "He sido expulsado de delante de tus ojos; sin embargo volveré a mirar hacia tu santo templo."
5 Me rodearon las aguas hasta el alma, el gran abismo me envolvió, las algas se enredaron a mi cabeza.
6 Descendí hasta las raíces de los montes, la tierra con sus cerrojos me ponía cerco para siempre; pero tú sacaste de la fosa mi vida, oh SEÑOR, Dios mío.
7 Cuando en mí desfallecía mi alma, del SEÑOR me acordé; y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo templo.
8 Los que confían en vanos ídolos su propia misericordia abandonan,
9 mas yo con voz de acción de gracias te ofreceré sacrificios. Lo que prometí, pagaré. La salvación es del SEÑOR.
10 Entonces el SEÑOR dio orden al pez, y éste vomitó a Jonás en tierra firme.