25 Ahora pues, he aquí estamos en tus manos; haz con nosotros lo que te parezca bueno y justo.