22 Entonces resonaron los cascos de los caballos por el galopar, el galopar de sus valientes corceles.