23 Y el SEÑOR le dijo: La paz sea contigo, no temas; no morirás.