5 Y cuando entró Jesús en Capernaúm se le acercó un centurión suplicándole,