Números 18

1 Entonces el SEÑOR dijo a Aarón: Tú y tus hijos, y tu casa paterna contigo, llevaréis la culpa en relación con el santuario; y tú y tus hijos contigo llevaréis la culpa en relación con vuestro sacerdocio.
2 Mas también a tus hermanos, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, haz que se acerquen para que se junten contigo y te sirvan, mientras que tú y tus hijos contigo estéis delante de la tienda del testimonio.
3 Y atenderán a lo que tú ordenes y a las obligaciones de toda la tienda, pero no se acercarán a los utensilios del santuario y del altar, para que no mueran, tanto ellos como vosotros.
4 Y ellos se juntarán contigo, y atenderán a las obligaciones de la tienda de reunión, para todo el servicio de la tienda; pero ningún extraño se acercará a vosotros.
5 Así atenderéis a las obligaciones del santuario y a las obligaciones del altar, a fin de que la ira no venga más sobre los hijos de Israel.
6 He aquí, yo mismo he tomado a vuestros hermanos, los levitas, de entre los hijos de Israel; son un regalo para vosotros, dedicados al SEÑOR, para servir en el ministerio de la tienda de reunión.
7 Pero tú y tus hijos contigo atenderéis a vuestro sacerdocio en todo lo concerniente al altar y a lo que está dentro del velo, y ministraréis. Os doy el sacerdocio como un regalo para servir, pero el extraño que se acerque morirá.
8 Entonces habló el SEÑOR a Aarón: He aquí que yo te he dado el cuidado de mis ofrendas, todas las cosas consagradas de los hijos de Israel; te las he dado a ti como porción, y a tus hijos como provisión perpetua.
9 Esto será tuyo de las ofrendas santísimas preservadas del fuego: toda ofrenda de ellos, aun toda ofrenda de cereal y toda ofrenda por el pecado y toda ofrenda por la culpa, que ellos me han de presentar, será santísima para ti y para tus hijos.
10 Como ofrenda santísima la comerás; todo varón la comerá. Cosa santa será para ti.
11 Esto también será para ti: la ofrenda de sus dádivas, todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel; las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas contigo, como porción perpetua. Todo el que esté limpio en tu casa podrá comerla.
12 Todo lo mejor del aceite nuevo y todo lo mejor del mosto y del cereal, las primicias que presenten al SEÑOR, te las daré a ti.
13 Los primeros frutos maduros de todo lo que hay en su tierra, que traigan al SEÑOR, serán tuyos. Todo el que esté limpio en tu casa podrá comer de ello.
14 Toda cosa dedicada en Israel, será tuya.
15 Todo lo que abre la matriz de toda carne, ya sea hombre o animal, que presenten al SEÑOR, será tuyo; sin embargo, el primogénito de hombre ciertamente redimirás, y el primogénito de animales inmundos redimirás.
16 En cuanto a su redención, de un mes los redimirás, según tu valuación, por cinco siclos en plata, según el siclo del santuario que es de veinte geras.
17 Pero no redimirás el primogénito de buey, ni el primogénito de oveja, ni el primogénito de cabra; son sagrados. Rociarás su sangre en el altar y quemarás su grosura como ofrenda encendida, como aroma agradable al SEÑOR.
18 Y su carne será para ti; así como el pecho de la ofrenda mecida y la pierna derecha son tuyas.
19 Todas las ofrendas de lo que es santo, que los hijos de Israel ofrezcan al SEÑOR, las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas contigo, como porción perpetua; es un pacto permanente delante del SEÑOR para ti y para tu descendencia contigo.
20 Entonces el SEÑOR dijo a Aarón: No tendrás heredad en su tierra, ni tendrás posesión entre ellos; yo soy tu porción y tu herencia entre los hijos de Israel.
21 Y he aquí que yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, a cambio de su ministerio en el cual sirven, el ministerio de la tienda de reunión.
22 Y los hijos de Israel no se acercarán más a la tienda de reunión, no sea que carguen con un pecado y mueran.
23 Sólo los levitas servirán en el ministerio de la tienda de reunión, y ellos cargarán con la iniquidad del pueblo; será estatuto perpetuo por todas vuestras generaciones, y entre los hijos de Israel no tendrán heredad.
24 Porque el diezmo de los hijos de Israel, el cual ofrecen como ofrenda al SEÑOR, yo lo he dado a los levitas por heredad; por tanto, he dicho en cuanto a ellos: "Entre los hijos de Israel no tendrán heredad."
25 Entonces el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:
26 También hablarás a los levitas y les dirás: "Cuando recibáis de los hijos de Israel los diezmos que de ellos os he dado por vuestra heredad, ofreceréis de ello una ofrenda al SEÑOR, el diezmo de los diezmos.
27 "Y vuestra ofrenda os será considerada como los cereales de la era o como el producto del lagar.
28 "Así también vosotros presentaréis al SEÑOR una ofrenda de vuestros diezmos que recibís de los hijos de Israel; y de ellos daréis la ofrenda del SEÑOR al sacerdote Aarón.
29 "De todos los dones que recibís presentaréis las ofrendas que le pertenecen al SEÑOR, de lo mejor de ellas, la parte consagrada de ellas."
30 Y les dirás: "Cuando hayáis ofrecido de ello lo mejor, entonces el resto será contado a los levitas como el producto de la era o como el producto del lagar.
31 "Lo comeréis en cualquier lugar, vosotros y vuestras casas, porque es vuestra remuneración a cambio de vuestro ministerio en la tienda de reunión.
32 "Y no llevaréis pecado por ello, cuando hayáis ofrecido lo mejor; así no profanaréis las cosas consagradas de los hijos de Israel, y no moriréis."

Números 18 Commentary

Chapter 18

The charge of the priests and Levites. (1-7) The priests' portion. (8-19) The Levites' portion. (20-32)

Verses 1-7 The people complained of their difficulty and peril in drawing near to God. God here gives them to understand, that the priests should come near for them. Aaron would see reason not to be proud of his preferment, when he considered the great care and charge upon him. Be not high-minded, but fear. The greater the trust of work and power that is committed to us, the greater danger there is of betraying that trust. This is a good reason why we should neither envy others' honours, nor desire high places.

Verses 8-19 All believers are spiritual priests, and God has promised to take care of them. Godliness has the promise of the life that now is. And from the provision here made for the priests, the apostle shows that it is the duty of christian churches to maintain their ministers. Scandalous maintenance makes scandalous ministers. The priests were to be wholly devoted to their ministry, not diverted from it, or disturbed in it, by worldly care or business. Also, that they might be examples of living by faith, not only in God's providence, but in his ordinances. The best should be offered for the first-fruits unto the Lord. Those who think to save, by putting God off with the refuse, deceive themselves, for God is not mocked.

Verses 20-32 As Israel was a people not to be numbered among the nations, so Levi was a tribe to be distinguished from the rest. Those who have God for their Inheritance and their Portion for ever, ought to look with holy contempt and indifference upon the possessions of this world. The Levites were to give God his dues out of their tithes, as well as the Israelites out of their increase. See, in ver. ( 31 ) , the way to have comfort in all our worldly possessions, so as to bear no sin by reason of them. 1. We must be sure that what we have is got honestly and in the service of God. That meat is best eaten which is first earned; ( 2 Thessalonians. 3:10 ) We must be sure that God has his dues out of it. We have the comfort of our substance, when we have honoured the Lord with it. Ye shall bear no sin by reason of it, when ye have heaved the best from it. We should give alms of such things as we have, that all may be holy and comfortable to us.

Footnotes 1

  • [a]. Lit., la grosura, y as en los vers. 30 y 32

Chapter Summary

INTRODUCTION TO NUMBERS 18

This chapter gives an account of the distinct work and service of the priests and Levites, Nu 18:1-7; and of several things given to the priests for their maintenance, Nu 18:8-19; and of the tithes the Levites should have to live upon, since they were to have no inheritance in the land of Israel, Nu 18:20-24; and of the tenth out of those tithes they were to give to the high priest, Nu 18:25-32.

Números 18 Commentaries