4 Pero que nadie contienda ni nadie reprenda; porque tu pueblo es como los que contienden con el sacerdote.