19 En las muchas palabras, la transgresión es inevitable, mas el que refrena sus labios es prudente.