22 Los labios mentirosos son abominación al SEÑOR, pero los que obran fielmente son su deleite.