7 Los impíos son derribados y ya no existen, pero la casa de los justos permanecerá.