20 El hijo sabio alegra al padre, pero el hombre necio desprecia a su madre.