31 El oído que escucha las reprensiones de la vida, morará entre los sabios.