25 Alégrense tu padre y tu madre, y regocíjese la que te dio a luz.