8 Como el que ata la piedra a la honda así es el que da honor al necio.