9 Reprendió, pues, al mar Rojo, y se secó; y los condujo por las profundidades, como por un desierto.