25 Me he convertido también en objeto de oprobio para ellos; cuando me ven, menean la cabeza.