139 Mi celo me ha consumido, porque mis adversarios han olvidado tus palabras.