23 Aunque los príncipes se sienten y hablen contra mí, tu siervo medita en tus estatutos.