4 Su espíritu exhala, él vuelve a la tierra; en ese mismo día perecen sus pensamientos.