8 Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas