3 Sin embargo, tú eres santo, que habitas entre las alabanzas de Israel.