8 Que se encomiende al SEÑOR; que El lo libre, que El lo rescate, puesto que en El se deleita.