5 Mis llagas hieden y supuran. A causa de mi necedad,