8 me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón.