22 Pero por causa tuya nos matan cada día; se nos considera como ovejas para el matadero.