4 Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, las moradas santas del Altísimo.