4 Que more yo en tu tienda para siempre; y me abrigue en el refugio de tus alas. (Selah)