5 Porque tú, oh Dios, has escuchado mis votos; tú me has dado la heredad de los que temen tu nombre.