14 Cuando el Omnipotente dispersó allí a los reyes, nevaba en el monte Salmón.