53 los guió con seguridad, de modo que no temieron, pero el mar se tragó a sus enemigos.