12 Bienaventurado el hombre a quien corriges, SEÑOR, y lo instruyes en tu ley;