14 Porque el SEÑOR no abandonará a su pueblo, ni desamparará a su heredad.