21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos