56 Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley