5 El fin del mandamiento es la caridad nacida de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida