20 Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por nosotros para la gloria de Dios