22 el cual también nos selló, y nos dio la prenda del Espíritu en nuestros corazones