8 Por lo cual tres veces he rogado al Señor, que se quite de mí