12 No estáis estrechos en nosotros, sino estáis estrechos en vuestras propias entrañas