18 Después de todo esto el SEÑOR lo hirió en las entrañas con una enfermedad incurable