2 Yo, pues, he edificado una Casa de morada para ti, y una habitación en que mores para siempre