26 y no meterás abominación en tu casa, para que no seas anatema como ella; del todo la aborrecerás y la abominarás; porque es anatema