17 Que habite el Cristo por la fe en vuestros corazones; para que, arraigados y fundados en caridad