31 En el camino de tu hermana anduviste; yo, pues, pondré su cáliz en tu mano