8 Porque Dios me es testigo de cómo os quiero a todos vosotros en las entrañas de Jesús el Cristo